Qué es y cómo se calcula la huella de carbono

La huella de carbono

La huella de carbono es un indicador ambiental que pretende reflejar «la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto».

Tal impacto ambiental es medido llevando a cabo un inventario de emisiones de GEI siguiendo normativas internacionales reconocidas, tales como ISO 14064-1, PAS 2050 o el GHG Protocol.

Son varios los gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global, y por consecuencia el cambio climático, como ser el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O) y cada uno tiene un diferente potencial de calentamiento global. Para simplificar la medición la huella de carbono se mide en masa de dióxido de carbono equivalente (TNCO2eq), que justamente traslada la suma de los gases y su potencial de calentamiento a una medida única.

Es importante tener en cuenta que la huella de carbono no es únicamente un elemento de cálculo, sino el punta pie inicial para luego reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero, poder combatir el cambio climático y volverse una empresa carbono neutral.

huella de carbono

¿Cómo se calcula la huella de carbono?

Antes mencionamos que se puede medir la huella de carbono de un individuo, organización, evento o producto. Ahora vamos a explicar de forma muy breve cuál sería el proceso para medir la huella de carbono de una organización.

Lo primero a determinar es el periodo de cálculo, básicamente de cuándo a cuándo se quiere medir la huella. Generalmente las empresas suelen usar el año calendario como periodo de cálculo. El segundo punto por determinar es el límite operacional; esto significa la parte de la empresa que se va a medir. Por ejemplo, una empresa puede decidir medir solo la huella de sus oficinas centrales, sus operaciones en cierta región o cierto país.

Alcances de la huella de carbono

Alcances de la huella de carbono

 

El paso siguiente es medir el alcance que se le quiere dar a la huella. El alcance de la huella está dividido en 3 partes:

  1. Emisiones Directas de Alcance 1: Son emisiones de GEIs sobre la cual la empresa tiene total control.
  2. Emisiones Indirectas de Alcance 2: Son las emisiones generadas por la electricidad adquirida (puede llegar a incluir a la compra de calor en industrias puntuales).
  3. Emisiones Indirectas de Alcance 3: Todas las emisiones de la cadena de valor de la empresa.

Una vez establecido el límite operacional y el alcance de la huella se debe pasar a determinar las fuentes de emisión. Para realizar esto correctamente uno primero debe elaborar un mapa de procesos para indicar de forma clara todas las actividades dentro de la empresa. Con esto en mano se debe cuantificar la cantidad de puntos de emisión existentes en cada parte del proceso y su fuente de energía (electricidad, gas natural, Diesel, etc.).  Luego hay pasar a calcular el nivel de actividad de determinado punto de emisión. Una explicación muy sencilla sería por ejemplo la cantidad de energía eléctrica consumida por una oficina. Una más compleja sería la cantidad de Gases de Efecto Invernadero liberados por los procesos químicos en la fabricación de X kg de cemento.

procesos

Ejemplo de cálculo de huella de carbono

Para hacer un ejemplo, en este caso nos quedaremos con el ejemplo simple, que después de todo esta es una nota para que conozcan de forma muy simple qué es y cómo se calcula la huella de carbono. Vamos a decir entonces que la oficina consume 3000 kWh al mes, que son 36,000 kWh al año. Esto representa 36 MWH/año de consumo eléctrico (1000 kWh = 1 MWh).

El siguiente punto que necesitamos averiguar es el Factor de Emisión. El factor de emisión es la cantidad de TNCO2eq emitidas por una predeterminada actividad. Por ejemplo, el factor de emisión de la red eléctrica Argentina de 2018, según la Secretaría de Energía, es de 0,464 TNCO2eq/MWh. Por lo tanto, si utilizamos el ejemplo de la oficina que consumía 36 MWh/año podemos decir que emite 16,7 TNCO2eq/año.

La huella se vuelve cada vez más compleja cuando sumamos diferentes actividades, procesos, alcances, factores de emisión, etc. para poder determinar con exactitud la huella de carbono de la empresa… pero no se preocupen, para eso está CARBON NEUTRAL+.