Biomasa para la generación de energía eléctrica

La biomasa es, históricamente, el primer combustible empleado por el hombre y fue el principal hasta la llegada de la revolución industrial. Originariamente se utilizaba para cocinar, calentar el hogar o crear manualidades, y posteriormente se le dio el uso de producir metales y alimentar máquinas a vapor. Fueron estos últimos empleos los que dieron lugar al carbón, por la problemática en materia de utilización de espacio que requería. Por supuesto, la quema de combustibles fósiles es una de las actividades más contribuyentes al calentamiento global; y, en su defecto, al cambio climático. Es por eso que, por sobre todo en los últimos años, la energía a partir de la biomasa continuó jugando un rol central en las matrices energéticas de varios países, principalmente por el carácter renovable no contaminante que posee. 

Residuos orgánicos

Pero, ¿qué es la biomasa?

La biomasa se la define como toda materia de origen biológico (excluidas las formaciones fósiles) como los cultivos energéticos, desechos y subproductos agrícolas y forestales, estiércol o biomasa microbiana”. Esta materia orgánica tiene múltiples utilidades y procesos, ya que puede ser utilizada en estado sólido, líquido o gaseoso para de esta forma servir de fuente para proveer energía térmica (calor), combustible o hasta electricidad. Esta última aplicación es la que trataremos acá.

Biomasa como fuente energía

Cuando se aborda la biomasa como fuente de energía surge la necesidad de separarlo entre su uso tradicional y el moderno:

  • En su uso tradicional, la biomasa fue el primer combustible empleado por el hombre y, como dije anteriormente, el principal hasta la revolución industrial. 
  • En su uso moderno, se utiliza para generar electricidad y calor a escala.

En este sentido, los sistemas de aprovechamiento para biomasa consisten en producción de energía térmica (a través de sistema de combustión directa); producción de biogás (para conseguir combustible, principalmente metano); producción de biocombustible (gran alternativa para combustibles tradicionales del transporte); y producción de energía eléctrica (se produce por combustión o gasificación y se pueden obtener potencias de hasta 50MW). 

Los residuos más utilizados para generar energía o calor a partir de biomasa son los residuos forestales, agrícolas y sus industrias asociadas.

¿Cómo funciona una central de biomasa de generación eléctrica?

A grandes rasgos, una central de biomasa funciona de tal forma que el combustible principal de la instalación y los residuos orgánicos se almacenan en la central, donde se intenta reducir el volumen. Esa materia final pasa a un edificio de preparación del combustible, donde se clasifica en función del tamaño y finalmente es almacenado. 

Cuando el combustible se transporta a la caldera para su combustión, el agua de las tuberías de la caldera se convierte en vapor debido al calor. Del mismo modo que se hace en las centrales térmicas convencionales, el vapor generado en la caldera va hacia la turbina de vapor que está unida al generador eléctrico donde se produce la energía eléctrica que se transportará a través de las líneas correspondientes. Finalmente, el vapor de agua se convierte en líquido en el condensador y desde aquí es nuevamente enviado al tanque de alimentación cerrándose así el circuito principal agua-vapor de la central.

Central

Ventajas y desventajas

Como cualquier generación de energía, la biomasa cuenta con consideraciones positivas y otras negativas.

Ventajas: 

  • Utilización de residuos de otras actividades (principalmente forestal – agrícola).
  • Reducir la disposición de residuos: el uso de la biomasa como fuente energética, constituye un medio para la utilización de grandes cantidades de residuos.
  • Reducir el riesgo de incendios: tanto en terrenos forestales como agrícolas, evitando su quema en el terreno.
  • Fomenta una mayor generación de empleo, ya que el sistema de recolección, procesamiento, transporte y maniobra requiere una gran mano de obra. 
  • Desarrollo de áreas rurales

Desventajas

  • Costo más elevado, debido al gran volúmen que hay que tratar y al tamaño de las plantas de generación, que suelen ser más pequeñas. 
  • Recibe grandes críticas debido al acceso a la materia a partir de la cual se genera el combustible. Esto es cuándo se utilizan cultivos para la generación de energía. No es así cuando se utilizan residuos.

Biomasa y actualidad

La ley 27.191  que fomenta la generación de energía renovable no es ajena al crecimiento del mercado en materia de generación a partir de la biomasa. Esta tecnología tiende a crecer y, si se utiliza de forma adecuada, puede representar una solución más que beneficiosa para impulsar una descarbonización de la generación de energía. 

Si tenés alguna inquietud en torno a la generación y utilización de energías renovables dentro del ámbito empresarial, contactame a través de nbergler@carbonneutralplus.com