Compensación de carbono vs remoción de GEI: diferencias principales

Mucho se habla en estos días de términos desconocidos para gran parte de los actores de los sectores del agro, industriales y de servicio.  En una primera conversación con los interesados en mejorar el comportamiento ambiental de su actividad, iniciamos el intercambio con una gran cuota de docencia para que se entienda cuál es la diferencia entre la compensación de carbono y la remoción de gases de efecto invernadero (GEI) de la atmósfera.

Compensación de carbono

Una compensación de carbono es una reducción o eliminación de las emisiones de dióxido de carbono u otros gases que contribuyen al calentamiento global denominados GEI (gases efecto invernadero) con el fin de amortiguar las emisiones realizadas por otras empresas en cualquier parte del planeta.

En resumen es lograr neutralizar las emisiones de mi actividad como empresa, individuo, evento o producto a partir de la reducción efectiva de GEI de un proyecto que certificó dicha reducción ante estándares internaiconales. Las compensaciones se miden en TNCO2eq (toneladas de dióxido de carbono equivalente).

Como pequeño paréntesis, tenemos que aclarar que todas las emisiones de diferentes GEI que generamos se convierten a toneladas de dióxido de carbono mediante unos factores de conversión. Las dimensiones de dichos factores dependen del efecto e impacto que tiene cada gas sobre la atmósfera. Por ejemplo, en un período de 20 años, el metano tiene una capacidad de calentamiento 80 veces más potente que la del dióxido de carbono. En definitiva, la cantidad de los diferentes gases que la actividad emita se los convierte en dióxido de carbono equivalente y se los suma.

El rol de los bonos de carbono

Al conocer el cálculo final de emisiones generadas por una actividad específica, podremos calcular la cantidad de TNCO2eq a compensar a través de bonos de carbono certificados, los cuales provienen de los proyectos mencionados anteriormente que reducen o evitan emisiones de la atmósfera. Los bonos de carbono que emiten estos proyectos equivalen a 1TNCO2eq reducida, absorbida o evitada a la atmósfera. Por lo tanto, para ponerlo en términos simples, si una empresa emite 10 TNCO2eq a la atmósfera, necesita 10 bonos de carbono para neutralizar su impacto sobre el cambio climático.

Para que este traspaso de beneficios se pueda dar se requiere de un mercado de créditos de carbono. Existen dos mercado: un mercado regulado y otro volintario. El primero está relacionado con mandatos o requerimientos nacionales o regionales y el segundo depende de acuerdos e inicitavias voluntarias entre privados.

Este mecanismo se originó en el protocolo de Kyoto un acuerdo internacional entre todos los países y ha sido retomado por el denominado Acuerdo de Paris.

Evitar la doble contabilidad

Un tema difícil de explicar es el cuidado que se debe tener para evitar una doble contabilidad. Esto hace referencia a evitar que un bono de carbono que fue utilizado por una empresa, individuo, evento o producto para compensar sus emisiones, se utilice nuevamente para compensar otra actividad. Esto se basa en evitar que el beneficio ambiental de una buena práctica se contabilice dos veces.

Una vez que el bono de carbono es adquirido para compensar las emisiones de una actividad en particular, el mismo es redimido por la empresa/individuo que lo adquiera y se quita del mercado. De esta manera, es imposible que otra organización o persona se atribuya esa TNCO2eq.

Remoción de GEI

Cuando se habla de remoción de GEI nos centramos en aquellos mecanismos o actividades que posibilitan fijar dióxido de carbono que está presente en la atmósfera en forma “permanente”. Se encuentran disponibles diferentes mecanismos y técnicas para lograrlo y en los últimos años se le ha dado al tema mucha importancia, ya que posibilitaría llegar en forma más rápida a cumplir con los objetivos climáticos trazados.

A modo de ejemplo incluimos de Honegger et al un resumen de algunas de las técnicas y métodos que se están desarrollando e impulsando en este tema a nivel mundial

Estrategias para la captura y fijación del carbono atmosférico
Figura 1 Algunas de las tecnologías y estrategias que se proponen para la captura y fijación del carbono atmosférico

 

 

Es probable que la tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CAC) desempeñe un papel fundamental en el cumplimiento de los presupuestos de carbono a largo plazo, ya que la reducción de las emisiones puede no ser suficiente para prevenir los peores impactos del cambio climático. En su lugar, es posible que se requiera que el CCS bloquee el carbono en sitios o elementos a largo plazo; al igual que los recursos fósiles en los últimos millones de años.

El biogas como mecanismo de remoción

A modo de ejemplo las plantas de biogas pueden convertirse en un centro de carbono. Los desechos orgánicos contienen carbono extraído de la atmósfera. Este material rico en carbono se introduce en un digestor y se captura CO2.  La tecnología CCS puede posteriormente bloquear este carbono mediante una adecuada incorporación de digeridos al suelo. De esta manera el carbono es fijado en el suelo evitando que el mismo vuelva a entrar en la atmósfera impulsando el cambio climático. Esta combinación de generación de energía y captura de carbono a menudo se conoce como BECCS  , es decir, bioenergía con captura y almacenamiento de carbono

Al igual que en ediciones anteriores del World Energy Outlook y su documento Captura de carbono, utilización y almacenamiento en las transiciones energéticas limpias, la Agencia hace hincapié en la utilización de bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS por sus siglas en inglés). A su vez, menciona la captura directa de carbono del aire y su almacenamiento (DACCS, por sus siglas en inglés), para compensar las emisiones de los sectores que no puedan descarbonizarse por completo, en los cuales las opciones tecnológicas son escasas. En este caso hace referencia a que las emisiones de energía eléctrica disminuirán a una mayor velocidad, con declinaciones en la industria y el transporte acelerándose en la década de 2030, mientras que aproximadamente 1,9 GtCO2e podrían ser removidas en 2050 a través de estas tecnologías [BECCS y DACCS] (IEA 2021).

Otros mecanismos de remoción de GEI

Continuando con el festival de siglas, CCUS abarca todas las tecnologías que gestionan el carbono capturado, cuando ese carbono se utiliza dentro de procesos industriales o se almacena permanentemente. Ccs se refiere sólo a este último. Aquí estamos hablando de crear compuestos y materiales que permitan que ese dióxido de carbono capturado se mantenga durante largos períodos de tiempo retenido en dichos materiales. Las tecnologías tienen como objetivo bloquear el carbono lejos de la atmósfera durante al menos cien años. Se espera que tanto CCUS como CCS deben desempeñar un papel clave en la descarbonización de las economías de todo el mundo.

Ejemplo de tecnologías de fijación de carbono
Figura 2 Ejemplo de tecnologías de fijación de carbono

 

Conclusión

Podemos en definitiva concluir que las compensaciones de carbono y las remosiones de GEI constituyen diferentes estrategias a seguir para lograr disminuir los GEI de la atmósfera y mitigar el cambio climático. En el primer caso es una técnica combinada donde un actor hace diferentes inversiones e implementa prácticas para lograr reducir sus emisiones convirtiendo las mismas en toneladas de dipóxido de carbono equivalente (bonos de carbono) para ser intercambiadas con otros actores.

En el segundo caso se tratan de diferentes técnicas enfocadas a lograr que la actividad que desarrollemos no solo reduzca las emisiones sino que contribuya a la captura de gases efecto invernadero presentes en nuestra atmósfera actual.