Precio de Carbono Interno

El Precio de Carbono es la abreviación del precio de emitir gases de efecto invernadero. Es un termómetro económico que permite estimar monetariamente los costes de los daños ambientales causados por las operaciones de las industrias. Su objetivo principal es marcar el rumbo hacia una economía baja en emisiones.  

En este sentido, muchos países han establecido impuestos sobre el carbono o un régimen de derecho de comercio de emisiones (1) (“ETS” por sus siglas en inglés: Emission Trading System).

En esta nota, abordaremos el Precio de Carbono Interno, que representa el precio de carbono establecido por las empresas de manera interna para la gestión y elaboración de estrategias de descarbonización. Las empresas pueden cuantificar los impactos de su contaminación atmosférica en base a un precio de carbono, lo que les brinda la posibilidad de transformar sus actividades para bajar sus emisiones o asumir el coste asociado a dichas emisiones.

¿Por qué establecer un Precio de Carbono Interno?

La creación de valor constituye el pilar de los negocios, pero no existe valor sin sostenibilidad. El Precio de Carbono Interno enfatiza en la necesidad de incorporar factores no materiales al análisis de valor. Estos son sus principales usos:

– Evaluar y anticiparse a presentes o futuras obligaciones (por la participación en un ETS o por impuestos sobre el carbono).

– Impulsar eficiencias energéticas y cambios en los comportamientos de directivos y colaboradores.

– Detectar y mitigar riesgos.

– Presupuestar futuras compensaciones a través de Offsets/Bonos de Carbono.

– Evaluar nuevos proyectos/negocios.

– Analizar el potencial impacto ambiental de sus inversiones, permitiendo la relocalización de activos en negocios menos contaminantes o más resilientes al cambio climático.

Top view of manager woman analyzing financial paperwork strategy typing expertise on laptop

¿Cómo determinar un Precio de Carbono Interno?

Abajo exponemos las metodologías más usadas para la determinación del Precio de Carbono Interno:

Régimen interno: esta metodología consiste en establecer un impuesto al carbono de uso interno o un sistema de emisiones donde participan todas las unidades operativas del negocio. Las “multas” pagadas por las unidades que excedan el tope de emisiones, se pueden utilizar para inversiones en eficiencias energéticas o eficiencias industriales para la reducción de emisiones.

Compensación: en este método se toma como referencia el coste necesario para la compra de VCUs (Verified carbon units: bonos de carbono certificados) equivalentes a 1 TNCO2eq evitada o absorbida de la atmósfera.

Precio sombra: el costo de emisiones es calculado de forma teórica para poder ponderar el coste futuro del carbono en todas las operaciones de la empresa. En general, se toma como referencia un precio alto, por ejemplo U$S 100 para estresar el precio de carbono en las decisiones del negocio.

De acuerdo con el informe de CDP 2021, el precio interno de carbono promedio utilizado por las empresas es de U$S 22 por TNCO2eq, siendo el valor máximo U$S 200. El precio fijado dependerá del método de cálculo y de las características propias de cada negocio.

¿Qué empresas lo utilizan?

De acuerdo con el informe de CDP 2021, más de 2.000 empresas, incluidas más de 100 empresas del Fortune 500, están utilizando o planeando utilizar un Precio de Carbono Interno. Este número representa un incremento del 54% con respecto a las empresas encuestadas en 2017, siendo la industria financiera la mayor propulsora de este crecimiento.

Fuente: CDP. PUTTING A PRICE ON CARBON: The state of internal carbon pricing by corporates globally. 2021

En conclusión, el uso del Precio de Carbono Interno es una herramienta cada vez más utilizada por las empresas e inversores para definir y evaluar sus estrategias de negocios. Y, aunque no es el 100% de la solución para lograr una economía baja en emisiones y eficiencias energéticas, ¡es un buen primer paso!

 

 

(1) Un ETS es utilizado por países para establecer un techo al nivel total de emisiones de gases de efecto invernadero, donde aquellas empresas/industrias con emisiones por debajo del tope puedan vender los derechos de emisión que les sobran a emisores más grandes por un precio de carbono establecido por el mercado. En LATAM, México ya se encuentra realizado una prueba piloto de ETS, a entrar en vigor al 100% para 2023. Colombia y Chile, están en proceso de análisis y armado de una ETS en el corto plazo.